27 de septiembre 2019 – 2019ko irailaren 27a

 

 

 

 

 

 

 

 

27 de septiembre 2019. Un viernes para actuar en respuesta al llamamiento global de ‘huelga mundial por el clima’ que, en nuestro entorno impulsa la Alianza por la Emergencia Climática. Millones de personas, principalmente jóvenes (primer elemento de optimismo, reflejo de que la escuela está cumpliendo su cometido de formar jóvenes con espíritu crítico), han mantenido todos los viernes del año una tensión creciente en las calles y que, tardíamente, ha atraído la atención de los medios de comunicación. Y todavía muchos de estos medios intentan desviar la atención de la ciudadanía, y centran su interés, por ejemplo, en  la activista sueca Greta Thunberg, a la que convierten en una especie de icono anecdótico, en lugar de analizar la situación de colapso climático a que se dirige el planeta debido al calentamiento global y la emisión de gases de efecto invernadero.

Como parte de la campaña a favor del clima se están presentando mociones en los ayuntamientos para que declaren la ‘emergencia climática’ y, desde el ámbito local, asuman la responsabilidad de actuar urgentemente para frenar el cambio climático que se nos anuncia irreversible, si se supera el aumento de 1,5º C de temperatura media. Los partidos EAJ-PNV y PSE están votando sistemáticamente en contra de esas mociones, lo que está dejando en evidencia la debilidad y el postureo de la declaración de emergencia climática que proclamó el lehendakari Urkullu el pasado 30 de julio de 2019. Declaración de emergencia que Ekologistak Martxan tildó de ‘lenta’, pues plantea 2050 como horizonte para descarbonizar Euskadi. Declarar la emergencia climática y distanciar a 2050 la meta para solucionar el problema es, cuando menos, una contradicción clamorosa. La clase política no está a la altura, y no ha tomado conciencia de la fuerza de la juventud que reclama un futuro y una vida sostenibles. Parece que sólo tienen oídos para los lobbies económicos. No quieren asumir el marrón de dar malas noticias a la ciudadanía y de, alguna manera, reconocer que nos han estado mintiendo hasta ahora con sus optimistas propuestas de crecimiento continuo para alcanzar el bienestar, un desarrollo armónico y una sociedad ambientalmente justa y sostenible.

El voraz modelo capitalista de producción y consumo que ayudan a sostener es el origen de la degradación de los ecosistemas, de la extinción de las especies, del cambio climático, del patriarcalismo que hace recaer en las mujeres los cuidados, del continuo aumento de la pobreza, de la explotación infantil en los países menos desarrollados, del neocolonialismo y del agotamiento de los recursos… Se ha despejado la duda acerca de las causas. Por fin, la clase científica está abandonando su cómoda posición neutral y está dando a conocer el arsenal de conocimiento que ha acumulado durante décadas (segunda señal de optimismo, que rompe el mito de la imparcialidad de la ciencia y la tecnología) que demuestra que el modelo de crecimiento continuo que ha impulsado la actividad humana es el causante del colapso global al que se dirige la biosfera. Y, atención, también están señalando con claridad cuáles son los límites planetarios de los recursos y de la capacidad de los ecosistemas para actuar como sumideros de los desechos que generan nuestras sociedades. Estas verdades resultan incómodas a quienes pretenden situar la salida al colapso en una versión reverdecida del capitalismo, vía milagro tecnológico.

Las multinacionales y las clases dirigentes van camino de perder la pelea por el relato negacionista. Un ejemplo: la encuesta a la ciudadanía de la Unión Europea muestra que el cambio climático ocupa ya el segundo puesto (en 2018 ocupaba el quinto puesto) entre sus preocupaciones. Un 89% de las españolas y españoles encuestados lo considera “un problema extremadamente serio”. No parece que una ciudadanía crecientemente informada vaya a reducir su inquietud, a pesar de las campañas de reverdecimiento corporativo que están llevando a cabo empresas y gobiernos.

El nivel de conciencia y de activismo está creciendo. Ya no se trata sólo de una preocupación de los países del norte rico, como se decía hace unos años acerca de los movimientos ecologistas. Es el momento de las alianzas entre estos movimientos, los feminismos, los sindicatos, los movimientos por la justicia social, el altermundialismo, los solidarios internacionalistas, etc. (este puede llegar a ser el tercer componente de optimismo, que genere sinergias de trabajo en común y de confluencia). El colapso civilizatorio lo están padeciendo ya los más pobres, una gran parte de las mujeres, las personas excluidas, las migrantes, las y los ancianos… A la extinción de millones de especies y la pérdida de biodiversidad, la acidificación de los mares, el deshielo de los polos, los macroincendios y el aumento de los episodios climáticos destructivos o el desplazamiento de millones de refugiados climáticos, se deben sumar la creciente pobreza, el machismo y la degradación de los sistemas democráticos. Todos estos son síntomas de una enfermedad llamada capitalismo, uno de cuyos tentáculos más graves y extendidos es el patriarcado.

Pensamos que la declaración de emergencia climática debe implicar a todos los actores sociales y políticos, comenzando por la ciudadanía de a pie y el nivel municipal. Va a costar un gran esfuerzo cambiar las estructuras y las inercias políticas y económicas, pero en nuestras manos está poner la vida en el centro y asumir los cuidados. Como dice Yayo Herrero, “mirar desde el prisma de la sostenibilidad de la vida nos lleva a asumir la urgencia de ponernos de acuerdo”. Pero, ¿de acuerdo para qué? Para poner en marcha ya nuestra sociedad en un proceso de transición que -deseamos- sea socialmente justa, ecológicamente sostenible, democráticamente decidida y generosa con las generaciones futuras.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2019ko irailaren 27a. Ostiral bat ekintzarako, Klimaren aldeko munduko greba’ deialdiarekin bat egiteko, Klima Larrialdiaren aldeko Aliantzak bultzatuta. Milioika pertsonak, batez ere gazteek, urteko ostiral guztietan tentsio hazkorra  mantendu dute kaleetan (optimismorako lehen seinalea, eskola betetzen ari dela gazteak espiritu kritikoarekin hezteko bere betebeharraren isla). Hala ere, komunikabideek mobilizazio horiei berandu eman diete arreta; eta oraindik hedabide horietako asko herritarren arreta desbideratzen saiatzen dira eta, adibidez, fokua zuzentzen dute Greta Thunberg suediar aktibistarengana, halako ikono anekdotiko bihurtu nahian, analizatu beharrean zergatik planeta berotze globalagatik eta berotegi-efektuko gas-isuriagatik zuzentzen den kolapso klimatikora.

Klimaren aldeko kanpainaren osagai gisa, Euskal Herriko udaletan mozioak aurkezten ari dira ‘larrialdi klimatikoa’ aitor dezaten eta, eremu lokaletik, klima-aldaketa geldiarazteko premiaz jarduteko erantzukizuna onar dezaten; izan ere, klima-aldaketa itzulezin iragartzen zaigu batez besteko tenperatura 1,5º C gainditzen bada. EAJ-PNV eta PSE alderdiak sistematikoki mozio horien aurka botoa ematen ari dira. Jarrera honek nabarmentzen du Urkullu lehendakaria joan den 2019ko uztailaren 30ean aldarrikatu zuen klima larrialdiko adierazpenaren itxurakeria.Ekologistak Martxan-ek larrialdi adierazpen hori ‘moteltzat’ jo zuen, bada 2050a planteatzen du horizonte bezala Euskadi deskarbonizatzeko. Larrialdi klimatikoa aitortzea eta arazoa konpontzeko helmuga 2050era urruntzea kontraesan itzela da, gutxienez. Politikariak ez dira espero bezala aritzen, eta ez diete kasurik egiten etorkizun eta bizitza iraunkorra eskatzen duen gazteriari. Badirudi politikariek belarriak soilik dituztela lobby ekonomikoetarako. Ez dute herritarrei berri txarrak emateko marroia onartu nahi ezta, moduren bat, orain arte gezurra esaten aritu digutela ere, etengabeko hazkundearekin jarraitzeko beren proposamen optimisten bidez, ongizatera helduko ginela, eta garapen harmonikoa eta ingurumenari dagokionez bidezko gizarte iraunkorra lortuko genukeela esaten zigutenean.

Sostengatzen laguntzen dioten ekoizpen eta kontsumoko modelo kapitalista aseezina da ekosistemen degradazioko, espezien desagertzeko, klima-aldaketako, zaintzak emakumeengan erortzea egiten dituen patriarkalismoko, pobreziaren etengabeko handiagotzeko, gutxiago garatutako herrietako haurren ustiapeneko, neokolonialismoko eta baliabide naturalen agortzeko jatorria. Kausei buruzko zalantzak argitu dira. Azkenik, klase zientifikoa bere posizio neutral erosoa uzten ari da eta jakinarazten ari da hamarkadetan zehar metatu duen ezaguera (horixe da optimismoaren bigarren seinalea, zientziaren eta teknologiaren inpartzialtasunaren mitoa apurtzen duena). Ebidentzia zientifikoek frogatzen dute giza jarduerak bultzatu duen hazkunde jarraituko modeloa biosfera zuzentzen den kolapso globalaren eragilea dela. Eta, kontuz, argi eta garbi seinalatzen ari dira ere zein diren planetako mugak baliabide naturalak ustiatzen jarraitzeko eta zein den ekosistemen ahalmena gure gizarteak sortzen dituzten hondakinetako hustubideen moduan jokatzeko. Egia hauek deserosoak gertatzen zaizkie kolapsoaren irteera kapitalismoko bertsio berdetsu batean kokatu nahi dutenei, mirari teknologikoaren bidez.

Multinazionalak eta agintari-klaseak kontakizun negazionistaren borroka galtzen ari dira. Ikus dezagun adibide bat: Europar Batasuneko herritarrei egin dieten azken inkestak erakusten du klima-aldaketak bere kezken artean bigarren postuan dagoela jada (2018an bosgarren postua hartzen zuen). Inkestan parte hartu duten espainiarren % 89k baloratu du “arazoa ikaragarri  serioa” dela. Ez du ematen gero eta gehiago informatutako hiritarrek bere egonezina txikiagotuko dutenik, enpresak burutzen ari diren berdatze korporatiboko kanpainak gorabehera.

Kontzientziako eta aktibismoko maila hazten ari da. Jada ez da soilik ipar aberatseko herrien kezka, duela urte batzuk  mugimendu ekologistei buruz esaten zen bezala. Bada mugimendu hauen eta feminismoen, sindikatuen, justizia sozialagatik mugimenduen, altermundialismoaren, internazionalista solidarioen eta beste mugimendu askoren arteko aliantzarako unea (hauxe izan daiteke optimismorako hirugarren osagaia, komunean lan egiteko eta bat-egiteko sinergiak sortzen dituena). Zibilizazioaren kolapso ez da gertatuko, jadanik gure artean baitago, eta pobreenek pairatzen dute: emakumeetako asko, migratzaileak, kanpo utzitako pertsonetako batzuk, zaharrak… Espezie milioietako desagertzeari eta biodibertsitatearen galerarari, itsasoen azidotzeari, poloen desizozteari, makrosuteei eta pasarte klimatiko suntsigarriei edo milioietako iheslari klimatikoko lekualdatzearen handiagotzeari, pobrezia hazkorra, matxismoa eta sistema demokratikoen degradazioa gehitu behar dizkiegu. Horiek guztiak dira kapitalismoa deitzen den gaixotasunaren sintomak, zeinen patriarkatua baita garro larrien eta hedatuenetako bat.

Euskal Gune Ekosozialistakook pentsatzen dugu larrialdi klimatikoko adierazpenak aktore sozial eta politiko guztiak inplikatu behar dituela, hiritar arruntetatik eta udal-mailatik hasiz. Ahalegin handia kostatuko da egiturak eta inertzia politiko eta ekonomikoak aldatzea, baina gure eskuetan dago bizitza erdian jartzea eta zaintzez arduratzea. Yayo Herrerok dioenez gero, “bizitzaren jasangarritasuneko prismatik begiratzeak behartzen gaitu akordio batera heltzeko premia onartzen”. Baina, ados jartzea zertarako? Jada gure gizartea  trantsizioko prozesu batean abiarazteko, sozialki bidezkoa, ekologikoki iraunkorra, demokratikoki erabakita eta eskuzabala etorkizuneko belaunaldiekin izan dadila.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *